18 sept. 2013

Ginecocracia tinta


Decía Estrabón acerca de las tribus Cántabras prerromanas: "Por ejemplo entre los cántabros los hombres dan la dote a las mujeres, las hijas son las que heredan y buscan mujer para sus hermanos; esto parece ser una especie de ginecocracia (dominio de las mujeres), régimen que no es ciertamente civilizado"

Dejando a un lado lo que para un griego de la época fuera civilizado o no, parece ser que este sistema no era un verdadero gobierno de la mujer. Sino más bien una sociedad en la que, aunque la herencia era matrilineal, el poder productivo y militar estaba en manos de los hombres.

La idea original para esta ilustración surgió a partir de esta imagen que se hizo popular este verano. Muchos creyeron ver en ella una provocación al gobierno ruso ante las atrocidades cometidas contra gays y lesbianas. Parece ser que la imagen no era lo que parecía sacada de contexto, sino simplemente un beso de lo más inocente. Aún así es una imagen con muchísima fuerza.


Teniendo todo esto en la cabeza (podrida por otro lado) te sientas en la mesa de dibujo y acaba saliendo lo que acaba saliendo. La estética de esta civilización futurista está basada en los pueblos celtas, iberos y zapotecas.

Asistimos a los últimos días de la Ginecocracia. Una flota de Griegos intergalácticos ha decidido llevar la civilización a este rincón de la galaxia. Y como la civilización se suele llevar a golpe de machete o de rayo láser las Ginecócratas se dan a la fuga.

Pero, como si de una película de serie b se tratara, en los momentos de tensión a las protagonistas les entra el ansia de despedirse por todo lo alto.

Guiño, guiño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario